-
BADÁ TU ZAPATERIA ON LINE

Estrena todos los días... 

Como limpiar zapatos

SET DE LIMPIEZA PARA CALZADO
Recomendaciones para su limpieza y mantenimiento.

LAS 10 REGLAS BÁSICAS DEL CALZADO
 
1. En  un  principio,  el usuario  sólo  debería  calzarse  los zapatos nuevos durante un máximo de dos horas. Sólo cuando el pie se ha "acostumbrado" completamente al zapato puede empezar a llevarlos todo el día.
2. No  debe  usar  el  mismo  par  de  zapatos durante  dos días seguidos,
sino que debe dejarlos reposar un mínimo de 24 horas.
3. Para calzárselos debe usar  siempre un  calzador,  tanto  si se trata de zapatos con cordones como de zapatos con hebilla o de mocasines.
4. Antes de descalzarse debe aflojar los cordones en todos los agujeros, para que el pie pueda salir del zapato fácilmente, sin esfuerzos.
5. Inmediatamente después de descalzarse,  debes introducir la horma
en su interior o en su defecto papel de periódico.
6. Cuando a causa de la  lluvia o  la  nieve  se moje  el  calzado, se deben introducir rápidamente  las  hormas  en  su  interior,  para  evitar  que  se deforme.  Luego,  habrá  que  colocarlos de  lado y dejar que se sequen rellenos de papel de periódico durante un día entero o el tiempo necesario y NO poner ni al sol ni al lado de ninguna fuente de calor.
7. Es  recomendable cepillar el calzado después de cada uso, aunque en apariencia no haya disminuido su brillo anterior.
8. Si durante un  tiempo no se utiliza  el calzado debes  aplicarle  una  fina capa  de betún e introducir en su  interior los papeles que traía dentro de nuevo o en su defecto papel de periódico,  así como meterlos en la bolsa de tela si la recibístes, de pie y en el interior de su caja de cartón.
9. El propietario de un zapato hecho a medida no debería prestarlo nunca, ya que no existen dos pies iguales.
10. Todo  zapato  tiene su  carácter  especial.  Su  verdadera  belleza se aprecia  realmente cuando  se  lleva  con  la  vestimenta  adecuada y en el momento propicio.
 
 
L I M P I E Z A
 
El "corte" de un zapato sólo podrá conservar su suavidad, elasticidad y brillo
si  recibe  los  cuidados  adecuados.  La piel del calzado  mal cuidado acaba secándose, quebrándose  ( principalmente en los lugares donde se flexiona)
y resquebrajándose tarde o temprano. Los zapatos mal cuidados tienen una
vida relativamente corta.
 
El cuidado minucioso se convierte en una agradable rutina para el propietario del calzado, siempre y cuando disponga de un equipo adecuado, aún cuando su equipo cuente con todos los utensilios necesarios, debe tener en muy en cuenta el orden correcto de limpieza.
 
El equipo debe contar como mínimo de un cepillo para quitar el barro, de cerdas de buey, caballo o cerdo; también son muy apreciados los cepillos de fibras de pita, los flexibles tejidos de las hojas de una especie de pita sudamericana. Con las gruesas cerdas de estos cepillos se elimina el barro seco y otros tipos similares de suciedad.
 
Se necesita un cepillo de aplicación para cada color. Debe evitarse el uso de un solo cepillo para la aplicación de todos los colores puesto que los restos secos de color pueden mezclarse y provocar irregularidades de tonalidad, o bien pueden dar lugar a tonalidades completamente distintas. Los zapatos de piel combinada y colores distintos complican el procedimiento de limpieza. Si por ejemplo se posee un modelo de calzado con varios colores se debe utilizar uno para cada color, en caso de necesidad puede sustituirse por un solo cepillo con crema incolora.
 
La cantidad de productos para la limpieza ( betunes ) debería ser la misma que la de los cepillos de aplicación. Evidentemente, el calzado más exclusivo requiere artículos de limpieza de primera clase que se correspondan con exactitud al color de la pala, a menos que se desee intencionalmente que la pala del zapato adquiera un color "envejecido" rápidamente. En tal caso, el rojo burdeos, rojo burdeos oscuro; para un coñac claro, un marrón claro u oscuro, y para el marrón, betún negro. Se aplica una capa fina y regular de los productos de limpieza sobre la piel. A continuación, es preciso esperar unos 10 minutos para que penetren bien.
Otra parte importante del equipo de limpieza son los cepillos de abrillantar, elaborados con pelo de caballo o con pelo de la cola del caballo. Sirven para pulir el betún aplicado sobre la pala. Como sustituto del cepillo de abrillantar puede utilizarse un trapo blando. De hecho, en el caso de zapatos con una pala muy delgada, resulta muy recomendable usar un paño muy fino para prevenir su desgaste.
 
EL ARTE DE LIMPIAR ZAPATOS
 
Limpiar zapatos se convirtió en un oficio autónomo a principios del siglo XX en Estados Unidos. Aún hoy en día, los limpiabotas de la calle, siguen desprendiendo cierta magia. Más de un limpiabotas de Wall Street en Nueva York lleva decenas de años trabajando, forma parte del escenario cotidiano y cuenta con una clientela fiel. Como auténticos profesionales de la limpieza del calzado, dominan todos sus trucos a la perfección.
 
Limpiar zapatos es una tarea pesada. Debe retirarse incluso la suciedad más minúscula con el cepillo, puesto que el betún no sirve para eliminar restos de suciedad, sino para sustituir aquellas sustancias ( grasa, cera y/o grado de humedad ) que la piel pierde con el uso.
 
El limpiabotas aplica el betún con movimientos lentos y circulares tantas veces como lo necesite el zapato. Si la piel se ha secado mucho, el limpiabotas deja que el betún penetre durante unos minutos antes de aplicar la capa siguiente. las capas gruesas de betún apenas penetran en la piel y a continuación resulta difícil pulir el zapato.
 
Independientemente de si se usa un cepillo o una gamuza para pulir, lo más importante es que el instrumento siempre esté limpio. Los zapatos full-brogue, a causa de los troquelados, necesitan un cuidado intensivo y prolongado. El betún penetra en las perforaciones y debe cepillarse hasta que se eliminan los últimos restos. Si el betún permanece en las perforaciones, el polvo no tardará en acumularse en ellas, y aunque el zapato brille después de la limpieza, no tendrá un aspecto cuidado.
Los betunes actuales pueden satisfacer cualquier exigencia, pero todavía se conserva un antiguo método: humedecer los zapatos con saliva de vez en cuando durante la limpieza, puesto que esta contribuye a limpiar y también a pulir.
 
EL ACONDICIONAMIENTO
 
Los acondicionadores suavizan, lubrican, y dan humedad a la piel, para prevenir la resequedad que los cuartea. La piel bien acondicionada retiene si flexibilidad haciendo que luzca y se sienta como nueva.
 
EL BRILLO
 
El pulir o darle brillo a la piel es un importante modo de conservar su suavidad y bella apariencia. Los buenos productos para brillar contienen tientes y pigmentos que cubren las raspaduras y renuevan los colores. También contienen capas que ayudan a impartir una capa protectora que conserva la belleza de la piel.
 
TRATAMIENTO CONTRA LA HUMEDAD
 
Ya que los artículos de piel son a veces expuestos al agua y al sucio, protegerlos contra ello logra alargar su vida útil. Los productos de tratamiento contra la humedad ayudan a mantener el valor del calzado y otros artículos de piel.
 
 
¿QUE SON LAS GAMUZAS Y EL “NUBUCK”?
 
La gamuza es la parte interior de la piel que ha sido pulida para crear un terciopelo con una suave textura. Esta es vulnerable al agua y al aceite. El “nubuck” es la parte exterior de la piel pulida para crear una nueva textura mucho más fina y lisa que la gamuza.
 
¿POR QUÉ HAY QUE CUIDARLOS?
 
Ya que son muy absorbentes, tanto la gamuza como el “nubuck” se manchan fácilmente cuando son expuestos al agua o al aceite. La limpieza y el mantenimiento apropiado son sumamente necesarios para mantener su buena apariencia. El momento ideal para proteger los zapatos, o cualquier accesorio de cuero es antes de que sean usados o puestos por primera vez, aunque el mantenimiento continuo también es muy importante.
 
PARA EL MANTENIMIENTO Y CUIDADO DE LA GAMUZA Y EL “NUBUCK”
 
SUEDE & NUBUCK- PROTECTOR
 
Alarga la vida de sus zapatos con un compuesto químico especial que crea una capa protectora invisible proveyendo la máxima protección a prueba de agua y manchas.  No oscurece ni mancha los zapatos.
 
SUEDE & NUBUCK CLEANER
 
Remueve el polvo y el sucio mientras limpia y acondiciona las pieles de gamuza y “nubuck”. Esta fórmula contiene acondicionador especial que evita la acumulación de polvo y sucio. La tapa con cepillo especial puede usarse para aflojar las manchas difíciles.
 
SUEDE & NUBUCK STAIN ERASER

Remueve las marcas brillosas y el sucio. Consiste de un material áspero y elástico que literalmente borra las manchas y las marcas.
 
SUEDE & NUBUCK BRUSH

Cepillo de dos lados que remueve el polvo y la suciedad de la superficie mientras levanta la fibra, devolviéndole al zapato su apariencia original. Un lado con cerdas de bronce para la gamuza y el otro con puntas de goma para el “nubuck”.
 
 
EL MUNDO DE LA PIEL
 
El término PIEL describe genéricamente cueros y pieles curtidas y acabadas, haciendo distinción entre muchos tipos de piel cruda y todavía más tipos de curtición y acabado de la misma. La piel es un producto natural y por la tanto varía mucho más que cualquier otro material. En una misma piel las propiedades físicas varían de un área a otra de la piel, así como su aspecto y color. La piel es:

-   VÉRSATIL, ya que se ajusta.
-   NATURAL, y como tal flexible. Se estira para después volver a su estado original.
-   TRANSPIRABLE. Al contrario que las imitaciones, es fresca en verano y caliente en invierno. Esto la diferencia de las polipieles, que son productos plásticos, que no transpiran.
-   RESISTENTE al uso cotidiano y fácil de mantener en buen estado.
-   PRESTIGIOSA, enriqueciéndose con el paso del tiempo. En función de su acabado, la piel puede ser:
-   NATURAL o FLOR, que respeta y mantiene el grabado natural del animal.
-   RECTIFICADA, que presenta un grabado artificial sobre el grano natural del animal, para eliminar las imperfecciones que pudiesen haberse producido en la vida del animal en cuestión ( picaduras de tábanos, heridas, etc…)
En este sentido existe un matiz importante, ya que la PIEL NATURAL no es de mayor calidad que la PIEL RECTIFICADA por el simple hecho de presentar un grabado natural, ya que sus características y composición son iguales a la de la PIEL RECTIFICADA. La PIEL FLOR es más exclusiva ya que hay que seleccionar cuidadosamente la piel para descartar aquella que presenta cicatrices, pero en cuanto a su composición y durabilidad son la misma piel. En cuanto a su cuidado y mantenimiento, desde aquí BADÁ te recomendamos para su limpieza utilizar un paño humedecido en agua, dejar secar durante un tiempo y dar alguna crema protectora al menos una vez al año, dejar secar y más tarde abrillantar con un paño de lana. Nunca utilizar disolventes ( alcohol, acetona, amoniaco…) ni abrasivos para las manchas. Además, recomendamos no exponer el calzado a la acción de los rayos solares u otras fuentes de calor.
Es importante recordar que los colores claros son menos resistentes a la luz y tienden a oscurecer. De igual forma, los colores oscuros pueden aclararse. Sin embargo, estos dos procesos pueden considerarse de hecho natural, al tratar con productos naturales sensibles a cambios. Es importante conocer que la piel no es un producto principal, sino un subproducto, esto es, no se mata el ganado vacuno para aprovechar la piel, sino que se hace para aprovechar la carne. El verdadero valor de la piel está en el proceso de curtición, fundamental para poder aprovechar las pieles para calzado, tapicerías, ropa, automóviles etc… Por ello, en momentos concretos en los que no se han sacrificado animales para carne ( como durante la crisis de las vacas locas ), las pieles no se aprovechaban, creando desabastecimiento en el mercado y encarecimiento en el producto.